Saltar al contenido

Ciclo Presidencial USA

noviembre 10, 2013

El ciclo del mercado bursátil del presidente, que es un conjunto de datos delgado de tendencias comerciales en torno al ciclo presidencial en Estados Unidos, dice que el segundo año del ciclo tiende a ser un mal año para las acciones. Aquí está Simon Constable del WSJ con los detalles:

“Específicamente, desde 1945, el segundo año del mandato de un presidente vio al S&P 500 ganar un 5,3% en precio en promedio, frente al 16,1% en el tercero, según un análisis de S&P Capital IQ. No se hace distinción entre el primer o segundo mandato de un presidente. El reloj simplemente vuelve a empezar.

Por supuesto, las cifras son promedios, por lo que no todos los años siguen el ciclo al unísono. Aún así, el tercer año ve que el índice gana el 88% del tiempo; el segundo año, sólo el 59%.

El rendimiento mediocre del segundo año es incluso peor durante los primeros nueve meses del año; las pérdidas promedian 0.5%.

"The President Stock Market Cycle, which is a thin dataset of trading trends around the Presidential cycle, says that year two of the cycle tends to be a bad year for stocks.  Here’s the WSJ’s Simon Constable with the details:

“Specifically, since 1945, the second year of a president’s term saw the S&P 500 gain 5.3% in price on average, versus 16.1% in the third, according to an analysis by S&P Capital IQ. No distinction is made between a president’s first or second term. The clock simply starts over.

Of course, the figures are averages, so not all years follow the cycle in lock step. Still, the third year sees the index gain 88% of the time; the second year, only 59%.

The second-year subpar performance is actually even worse for the first nine months of the year; losses average 0.5% then"

Y vamos a por el segundo año del ciclo presidencial

Y vamos a por el segundo año del ciclo presidencial:

Sell in may and go away parece ser especialmente cierto en el segundo año del ciclo presidencial:

Sell in may and go away

¡Aquí estamos!

Según el patrón establecido en el segundo año del Ciclo Presidencial, el S&P 500 suele registrar un mes de enero bastante flojo al que le sigue una escalada que dura hasta mediados de abril. A continuación, el S&P 500 encaja una caída de fuste que se mantiene hasta finales de septiembre o principios de octubre, momento a partir del cual se desarrolla la clásica subida que abarca hasta finales de año. Esta última parte del segundo año del Ciclo Presidencial es la única que coincide con el comportamiento histórico del S&P 500.