Saltar al contenido

Tendencias de sanidad 2023

enero 24, 2023
Carlos Arenas, Centro de Investigación Económica y Presupuestaria

El Estudio de la Fundación Economía y Salud sobre Evaluación de los Servicios de Salud en 2022 muestra las medidas que se cumplen y las que no en el sector de salud y nos permite analizar nuestro sistema de salud en su conjunto y su funcionamiento para lograr medidas que mejoren su calidad. Tras un análisis de este estudio, podemos distinguir entre medidas con un mayor grado de desarrollo que continuarán en 2023; y otras medidas con menor desarrollo que van a ser potenciadas este año, todas ellas mostrarán las tendencias de sanidad en el año 2023. 

Las 10 medidas con mayor grado de desarrollo detectadas en el informe, y que se mantienen en 2023, son:

La asignación de los Servicios de Referencia Clínicos seguirá delante de forma que todos puedan tener un centro sanitario asignado fácilmente.

Se va a continuar con el propósito de que nuestros datos estén seguros aumentando la seguridad sobre nuestra Historia Clínica Electrónica. También seguirán implantándose medidas que regulen el uso de las nuevas tecnologías, la transparencia y se seguirá trabajando en la innovación.

Las personas que requieren Cuidados Paliativos en el domicilio se vieron enormemente afectadas durante la pandemia, sin embargo, las condiciones han mejorado mucho desde entonces hasta alcanzar niveles prepandemia, y seguiremos en ese camino.

En el ámbito laboral está en desarrollo la Prevención de Riesgos Laborales, que también ha incrementado desde la pandemia.

En general, se busca recuperar el nivel de actividad previo a la pandemia.

Las 10 medidas con menor grado de desarrollo detectadas en el informe, y que se deberían potenciar en 2023, son:

Respecto a las medidas que deben potenciarse este año encontramos en primer lugar el Desarrollo de Organizaciones Sanitarias Líquidas, es decir, que tengan una mayor interacción con el entorno social adaptándose a este.

También se va a trabajar la realización de una evaluación del impacto económico en sanidad tanto de la pandemia como de otros factores que también ponen en riesgo en la salud cuya atención hacia estos problemas durante la pandemia disminuyó. Hablamos de problemas que siempre han estado allí tales como el tabaquismo, el sedentarismo, el abuso de los azúcares en los alimentos…

Por otro lado, es importante desarrollar una Historia Clínica Sociosanitaria que no solo contemple los datos sanitarios sino también muchos más para poder conocer mejor las necesidades del paciente.

Tras la pandemia, que pese a tener avisos, nos pilló desprevenidos y sin preparación, un nuevo propósito es el de tener Fondos de Inversión para contingencias de salud de alto impacto económico, como una epidemia, terapias de alto coste…

Desarrollar un verdaderos Liderazgo Participativo y comprometido en las organizaciones sanitarias con los profesionales.

Fomentar más las Acreditaciones Externas e Internas de Calidad relacionadas con la seguridad del paciente.

Tener mucha disponibilidad de resultados, evaluaciones tecnológicas para los clínicos a través de vías fáciles como pueden ser avisos y enlaces integrados en la historia clínica electrónica.

Implementar Incentivos para los profesionales sanitarios alineados con la estrategia del servicio de salud.

Tener un Plan Estratégico Sociosanitario actualizado para los servicios de salud.

Fomentar las decisiones compartidas con los pacientes más allá de los meros consentimientos informados.

Si te ha sido útil, quizás te interesar este post sobre todo lo que debes saber sobre la jubilación de un médico (mejor planear con tiempo)…