Predicciones

Avatar de Usuario
Dalamar
Site Admin
Mensajes: 8753
Registrado: 09 May 2012 01:38

Re: Predicciones

Mensajepor Dalamar » 13 Mar 2013 20:10

Las 50 acciones del S&P500 con la peor recomendación de los analistas en 2011, tuvieron una revalorización media del 23% en 2012, siete puntos superior a la revalorización del índice.

En Agosto de 2000, la revista Fortune magazine publicó un artículo titulado “10 acciones para tener durante toda la década”. En Diciembre de 2012 el conjunto de esas 10 acciones había perdido un 74% de su valor.
¿Te ha gustado este hilo? Compartelo en las redes sociales para que se sume mas gente a la conversacion!

Avatar de Usuario
Dalamar
Site Admin
Mensajes: 8753
Registrado: 09 May 2012 01:38

Re: Predicciones

Mensajepor Dalamar » 22 Jul 2015 04:58

Aqui tenemos algunas predicciones memorables:

Michael Johnston, analista jefe de Fund Reference, publicó recientemente un interesante artículo en el que mostraba una relación de comentarios catastrofistas realizados por analistas con mucho prestigio, y como el resultado final fue diametralmente opuesto a sus previsiones. Veamos algunos ejemplos:
Charles Nenner, antiguo analista de Goldman Sachs, declaró en 2010 “va a ser muy difícil en los próximos años hacer algo de dinero en el mercado de valores. No espero que la economía repunte hasta 2020”. El sistema predictivo de Nenner el “Nenner Cycle”, mostraba que el Dow Jones no tendría revalorizaciones positivas en los siguientes ejercicios. Desde esa advertencia el selectivo estadounidense ha subido cerca de 8.000 puntos.
En 2011, y a pesar que las bolsas seguían subiendo, Nenner se reafirmaba en sus vaticinios y declaraba en Business Insider que estaba diciendo a sus grandes clientes que se salieran del mercado porque el Dow Jones caería hasta los 5.000 puntos. En esos momentos estaba a 12.000 puntos. El pasado viernes cerró a 18.086 puntos.
Nenner en 2014, con un Dow Jones por encima de los 16.000 mantenía su previsión de que bajaría hasta los 5.000 puntos. Al menos hay que reconocerle que mantiene sus posiciones por adversas que sean las evidencias.
Harry Dent autor financiero de prestigio es bajista con el mercado de acciones desde 2008. A finales de 2011 predijo que el Dow Jones se dirigiría hacia los 3.000 puntos. En esos momentos cotizaba a 13.329 puntos.
Según el selectivo estadounidense iba subiendo, Dent modificaba su escenario de crash. En marzo de 2014 afirmó que había que estar preparado para una caída del Dow hacia los 6.000 puntos en 2016. En esos momentos cotizaba a 16.168 puntos.

Terry Burnham, antiguo trader de Goldman Sachs y profesor de Harvard, afirmó en julio de 2013 que el colapso de los mercados estaba cerca. “Las señales sobre un futuro colapso están justo delante de nosotros. No podemos ver esas señales porque nuestros cerebros no están construidos para ello. Como he dicho en muchas ocasiones, estamos a merced de nuestro cerebro reptiliano. Evolucionaron a partir de un lagarto con el objetivo de comer, sobrevivir y reproducirse”.
Paul B. Farrel, el prestigioso columnista de MarketWatch, compartía la visión de Burnham y afirmaba en ese mismo mes que el Dow Jones caería un 65% hasta los 5.000 puntos antes de ver los 20.000 puntos. En dos años ha pasado de los 15.400 que cotizaba entonces, a los más de los 18.000 que cotiza ahora.

Publico únicamente tres ejemplos de un gran número detallados por Johnston. No se necesitan más para demostrar que estas advertencias de crash inminente no son emitidas únicamente por analistas desconocidos y con ganas de hacerse un hueco, sino también por grandes personalidades financieras seguidas por miles y miles de inversores. Mucho cuidado con ello.
Adjuntos
pred1.gif
pred2.gif
¿Te ha gustado este hilo? Compartelo en las redes sociales para que se sume mas gente a la conversacion!

Avatar de Usuario
Dalamar
Site Admin
Mensajes: 8753
Registrado: 09 May 2012 01:38

Re: Predicciones

Mensajepor Dalamar » 21 Nov 2015 09:06

Este es un buen repaso!

Ben Bernanke: sin temor a la crisis subprime

En los últimos años, pocos economistas han sido tan criticados como el ex presidente de la Reserva Federal y actual asesor de Pimco. Dada su posición, Bernanke tenía la responsabilidad de mostrarse optimista y tranquilizar a los mercados, pero en su afán por ver el vaso medio lleno realizó algunas declaraciones que resultaron ser muy desafortunadas.

Para empezar, el entonces presidente de la Fed no supo o no quiso ver la magnitud real de la crisis. En una intervención en marzo de 2007, afirmó: “el impacto de los problemas de los mercados subprime en la economía general y en los mercados financieros parece estar contenido”. En las semanas siguientes, los grandes prestamistas subprime del país entraron en quiebra, provocando un efecto dominó sobre la banca que en julio del mismo año provocó el colapso de la firma Bear Stearns y siguió propagándose hasta provocar en 2008 la quiebra de Lehman Brothers.

Bernanke volvió a mostrar su ingenuidad en julio de 2008, al defender la salud de Fannie Mae y Freddie Mac, dos gigantescas agencias federales cuyo propósito era incentivar la inversión en el mercado inmobiliario, mediante la compra y titulización de hipotecas. Helicóptero Ben creyó que ambas empresas cumplirían su papel de dique frente al tsunami de la crisis subprime y aseguró que las grandes empresas de financiación pública estaban “bien capitalizadas” y “no corren el riesgo de caer”. El tiempo demostró el error de estas palabras: el rescate de ambas agencias costó a Washington cerca de 160.000 millones de dólares.

José Carlos Díez: el economista optimista

Díez se ha convertido en uno de los economistas más influyentes de nuestro país. Sin embargo, al inicio de la crisis dio un par de patinazos que sus detractores no han perdido ocasión de echarle en cara. Durante su periodo al frente de Intermoney, Díez se ganó el apodo de “El economista optimista” por defender las virtudes de la economía española y minimizar el impacto de la crisis. Especialmente, en 2009 cuando, con los datos en la mano, parecía que Europa había dejado atrás la recesión. El experto se dejó engañar por los cantos de sirena de la recuperación, ignorando que los problemas para España y para el euro tan solo habían comenzado.

”Nuestra burbuja [inmobiliaria] ya ha pinchado, la demanda de viviendas está repuntando y los precios están próximos al suelo”, sentenció Díez a finales de 2009. “En 2010 veremos a la demanda embalsamada volver al mercado, los precios se estabilizarán y subirán lentamente, hasta que se absorba el exceso de oferta, algo que llevará un tiempo”.

El experto también pecó de optimismo respecto a la banca, llegando a decir: “se demoniza a las cajas, pero algunos de sus gestores podrían dar clases de gestión bancaria en Londres”. “Nuestro sistema bancario resiste y ha sido el único de los principales países de la OCDE que no ha necesitado recapitalizaciones con dinero de los contribuyentes”, señaló Díez, quien llegó a afirmar que España contaba con “el sistema bancario más capitalizado del planeta”. Quizá sin la crisis de Grecia estos augurios no hubiesen sido tan errados, pero al final ni el ladrillo inició su recuperación en 2010, ni las cajas se salvaron del rescate.

Gonzalo Bernardos: 2009, momento de comprar vivienda

Siendo justos, el economista catalán llevaba años advirtiendo de que las inmobiliarias estaban sobrevaloras en bolsa y de que el ladrillo afrontaba tiempos difíciles. Por ejemplo, dirigió un informe conjunto de la Universidad de Barcelona y la asesoría Forcadell publicado en febrero de 2006 que alertaba de que el precio de la vivienda podía sufrir un ajuste del 20% durante el periodo 2007-2009.

Sin embargo, a comienzos de 2009 el experto también se dejó llevar por el optimismo y predijo el inicio de la recuperación del ladrillo. Bernardos aseguró: “en el segundo semestre de 2010 se acabarán las bajadas de precios”. Según el economista, los grandes bancos liquidarían sus reservas de pisos rápidamente, por lo que “en muchas empresas inmobiliarias las ventas crecerán un 100% o un 200%, eso sí, partiendo de niveles muy bajos”. Por ello, aconsejó no esperar a 2010 para comprar piso. Quienes siguieran este consejo habrían visto hundirse el precio de sus viviendas.

Daniel Lacalle: 2010, buen año para invertir

El célebre gestor de fondos no predijo el fin de la crisis, ni se arriesgó tanto en sus estimaciones económicas, pero sí anticipó un rally alcista que no llegó a producirse. En 2009, con las economías europeas en plena recuperación, Lacalle auguró: ““2010 no va a ser un mal ejercicio para invertir”. El Ibex cerró el ejercicio con una caída del 17%, la segunda mayor de la última década. Esto demuestra que, por mucha habilidad que tengan los gestores estrella para batir al Ibex año tras año, nadie sabe realmente qué va a pasar en los mercados.

Leopoldo Abadía: los Estados Unidos de Europa

El ingeniero octogenario saltó a la fama tras la publicación de su best seller La crisis ninja en la que explicaba la crisis a aquellos que jamás habían abierto un diario económico. Tras saltar a la fama, las apariciones en prensa de Abadía se hicieron cada vez más frecuentes, poniendo de manifiesto sus habilidades didácticas y su capacidad para explicar la economía a toro pasado. Su pericia a la hora de realizar predicciones es más cuestionable.

Abadía siempre se ha mostrado reacio a recurrir a la bola de cristal. Pero a pesar de su prudencia, también ha realizado predicciones poco acertadas. Por ejemplo, durante 2012 auguró en diversas ocasiones que el proceso de integración de Europa se aceleraría con fuerza en los años siguientes, derivando en la creación de unos Estados Unidos de Europa. En diversas ocasiones, el experto auguró que Europa iba encaminada inevitablemente hacia los eurobonos, un proyecto que se estaba debatiendo en Bruselas, pero que cuatro años después permanece aparcado en el olvido.

Y preguntado sobre cuándo esperaba ver unos Estados Unidos de Europa, afirmó: “yo creo que dentro de un año, en octubre de 2013, esto debería haber pegado un avance gordo, en el sentido de que haya un BCE mandando de verdad, un supervisor de presupuestos, un gobierno europeo en serio y un parlamento que no fuera donde van a morir los elefantes”. A día de hoy, se han dado algunos pasos en la integración de la supervisión financiera, pero Bruselas sigue siendo un destino al que desterrar políticos y el euroescepticismo es más poderoso que nunca: Reino Unido ha prometido un referéndum para estudiar la salida del euro, Finlandia lo debatirá en 2016 y las dudas sobre Grecia han sido aplazadas, pero no resueltas.

José María Gay de Liébana: España, camino del corralito

Conocido popularmente como “el catedrático del sentido común” o “el economista indignado”, Gay de Liébana fue una de las pocas personas que vio venir la crisis. En 2007, el experto alertó del excesivo endeudamiento y déficit de España y afirmó que “ese año [2007] habíamos cenado langosta, pero el siguiente cenaríamos sardinas de lata”. Pero eso no significa, ni mucho menos, que Liébana sea a prueba de fallos.

A finales de 2012, tras el rescate parcial de España, que fue vendido como un préstamo de Bruselas para salvar a la banca, Liébana aseguró que esta medida no sería suficiente y sería necesario un rescate total, al estilo del de Grecia. “Tras Chipre, el Eurogrupo ya está pensando en rescatar España”, sentenció “si no se pide el rescate, al final nos rescatarán”. El experto fue un paso más allá e incluso llegó a sentenciar: “habrá un corralito”. Liébana daba por sentado que lo peor estaba todavía por llegar: “El déficit y los rescates acabarán con la España que conocemos”. Desde 2012, España ha atravesado un via crucis, pero ni se llegó al extremo del corralito, ni fue necesario un rescate total.

Luis Garicano: un rescate inevitable para España

El catedrático ya era un economista de prestigio y colaborador frecuente de la prensa internacional antes de ser fichado a comienzos de año por Ciudadanos. Pero esta fama y su posicionamiento político también le han hecho ganar un buen número de detractores, que critican el pesimismo que mostró en 2013.

Al igual que Liébana, Garicano criticaba que no se hubiera solicitado formalmente un rescate, como sí hizo Portugal, al verlo como una oportunidad perdida de realizar reformas. El experto llegó a afirmar: “el rescate de España es inevitable y preferible a que el país se vaya al garete”. “Creo que es inevitable con este panorama de desempleo, con la fuerte salida de capitales y con la impresión de que la economía se nos está cayendo”, sentenció.

Noam Chomsky: sin alternativa al rescate total

El octogenario estadounidense no es economista, pero eso no ha impedido al gurú opinar con frecuencia sobre la crisis del euro o la situación económica de EEUU. A finales de 2012, el gurú también creyó que no bastaba con haber pedido un rescate bancario a Bruselas y afirmó tajantemente: “España no tiene alternativa realista al rescate”. Tres años después, el rescate total no se ha producido.

Nouriel Roubini: el fin está cerca

Existen pocos gurús económicos tan famosos y tan catastrofistas como Roubini, apodado en EEUU como Dr. Doom, una expresión intraducible aplicada a los agoreros. El premio nobel de economía se hizo famoso por sus mensajes apocalípticos y por haber vaticinado el inicio de la crisis (algo que algunos estudios ponen en entredicho). Sin embargo, los errores y equivocaciones del economista se cuentan por docenas.

Al inicio de la crisis, descartó que la Fed pudiera bajar los tipos por debajo del 1%. Llegó a afirmar que en 2009 el precio del crudo se mantendría en torno a los 30-40 dólares (subió hasta los 80 dólares). En 2010 vaticinó que la crisis de Grecia podría llevar a varios países a abandonar el euro. A mediados de 2011, el experto auguró un derrumbe del S&P 500 (-20%), que finalmente se disparó un 20% en el año siguiente a esta predicción. Y a finales de ese mismo año, Roubini Global Economics, firma fundada por el economista, afirmó: “España se verá forzada a iniciar un proceso de reestructuración de su deuda a finales de 2013”. Ese año los fondos internacionales elevaron notablemente su presencia en la Bolsa española.

Santiago Niño Becerra: el Roubini español

Becerra vendría a ser una versión española de Roubini, en el sentido de que no dudó en lanzar predicciones apocalípticas que jamás se cumplieron. Por ejemplo, de cara a 2010 auguró una caída del PIB del 4,2% (al final rondó el 0,1%), estimó unas cifras de paro que finalmente fueron muy inferiores (600.000 personas) y afirmó que la austeridad llegaría a extremos propios de una economía con cartilla de racionamiento. “Viviremos de acuerdo a las necesidades y no a los deseos (…) cada persona solo podrá consumir un número de litros de combustible al mes”.

Ese mismo año, también auguró un avance meteórico de los precios del petróleo, que podrían llegar a alcanzar los 250 dólares en 2015. Actualmente el barril de Brent cotiza en el entorno de los 50 dólares.

Paul Krugman: la destrucción del euro

El premio nobel de economía y columnista del New York Times es uno de los gurús económicos más prestigiosos del mundo y también uno de los más criticados, tanto por su claro posicionamiento político, como por sus predicciones. Aunque Krugman no es particularmente cenizo, sus duras críticas a la política de austeridad en Europa le llevaron a vaticinar la inminente destrucción del euro.

Entre 2010 y 2012, el experto vaticinó en diversas ocasiones que “el euro se encuentra al borde del colapso” e incluso llegó darle unos meses de vida. También vaticinó que Grecia tenía pocas alternativas a abandonar la moneda comunitaria de forma inminente. El gurú incluso auguró una salida masiva de depósitos de bancos españoles e italianos, que abriría la puerta a un posible corralito.
¿Te ha gustado este hilo? Compartelo en las redes sociales para que se sume mas gente a la conversacion!


Volver a “Finanzas basicas”

cron

Ingresar